fbpx

Broches de Ámbar

Los broches de ámbar son utilizados hoy en día como complemento decorativo para resaltar nuestra vestimenta o cabello de una manera discreta.


Partes de los broches

Suelen constar de dos partes. Una es la parte decorativa la cual se compone de un dibujo artístico, una joya o una piedra semipreciosa como el ámbar. Y la otra parte es la fijación oculta que hay detrás, la cual suele ser un alfiler de seguridad.

La función original del broche era la de “abrochar” o unir ciertas prendas de la indumentaria entre sí. Hoy en día, ha perdido por lo general dicha función y se utiliza como elemento decorativo.

Al igual que la función del broche para la vestimenta, la función del broche para el cabello es la de fijar el cabello de una manera determinada. La elección de un buen broche con ámbar para el pelo puede hacer que la mujer que lo porte se vea absolutamente radiante.

¿Cómo surgieron los broches de ámbar?

Los primeros broches de la historia datan de Oriente Medio donde las clases adineradas lucían en sus túnicas alfileres de oro adornados con alta joyería. La forma más habitual que tenían los broches eran de espiral. El antepasado del broche era conocido como fíbula.

Pero no fue hasta la Edad Media, cuando en la antigua Europa, el broche comenzó a tomar protagonismo entre toda la población teniendo como función principal la de cerrar la capa.

Sin embargo, el broche entendido como joya fue introducido por civilizaciones germánicas. Éstos comenzaron a elaborar y adornar con multitud de materiales y joyas: oro, plata, ámbar, zafiros, rubíes, diamantes, esmeraldas…También empezaron a verse motivos florales y vegetales en los broches.

En el caso de los broches para el pelo aquellos que son más populares son los de tipo “clip” simple y la pinza para pelo alargada.

Dónde llevar nuestros broches de ámbar

El broche es un complemento muy versátil y que nos da la oportunidad de llevarlo en diferentes partes, siempre brindándonos un toque de elegancia inigualable. A continuación, vamos a ver los lugares principales donde portar nuestros bonitos broches de ámbar:

  • Abrigo o chaqueta: Podemos utilizarlo por su función original para cerrar el abrigo o una capa. De este modo no sólo nos brindará originalidad sino también funcionalidad. Uno de los broches que no pasan de moda y que combinan prácticamente con cualquier prenda y con cualquier estilo son los broches dorados. Los broches dorados por los que más se decantan las mujeres son los de piedra de ámbar.
  • Solapa: Es probablemente la forma más clásica de llevarlo. Podemos optar por llevarlo junto a la solapa y no necesariamente sobre ella.
  • Bolso: Encontrar un broche que conjunte con nuestro bolso puede ser también un buen lugar donde llevarlo.
  • Foulard: Es una forma diferente de llevar el broche. Al estar más cerca de nuestro rostro será más visible y le daremos el protagonismo que se merece.
  • Pelo: Es una forma muy extendida de llevarlo el cual si se elige bien otorga una sofisticación y glamour difícilmente igualable.
  • Sombrero: Si somos más de sombrero podemos colocar una cinta alrededor del nuestro en la cual engancharemos el broche.
  • Hombro: Si queremos optar por llevar el broche en el hombro, lo más recomendable sería portar un vestido ajustado el cual sólo tuviera un hombro y no tuviera mangas. Además, últimamente los vestidos con un solo hombro están muy de moda.
  • Cintura o cadera: Una forma espectacular de lucir nuestro broche. Resulta muy elegante y no pasa desapercibido.
  • Camiseta: Incluso es posible llevarlo en una camiseta. Si lo hacemos de forma adecuada, podemos aportar un toque de elegancia a un look informal.

Puede interesarte también